Nicolò Piccini. Il barone di Torreforte. Barcelona. 1765


9 fotos NICOLÒ PICCINI. IL BARONE DI TORREFORTE. BARCELONA. 1765 (Música - Libretos de Opera)

  • Éléments: 1

    État: Bon (très peu de signes d'utilisation)


    Nicolò Piccini. Il barone di Torreforte. Dramma giocoso per musica da rappresentarsi nel Teatro della molto illustre cittá di Barcelona l'anno 1765.

    Libreto de ópera impreso en abril de 1765, con bella encuadernación manual en tela azul bordada con los cortes dorados.

    Nicolò Piccini. Compuso su primera ópera, Donne dispettose, en 1754 y su primera opera seria, Zenobia (1756), fue estrenada en el Teatro San Carlo. En 1758, escribió una nueva ópera, Alexandre aux Indes, con un libreto de Metastasio. Después, Piccinni consiguió un encargo para Roma y se mudó allí en 1758, donde tuvo un éxito considerable, con obras como La buona figliuola (1760), basada en una obra de Carlo Goldoni. Compuso a continuación más de cincuenta nuevas obras líricas y rehizo Alexandre aux Indes en 1774. Pero fue apreciado sobre todo por sus operas bouffes. En 1773, su reputación en Roma comenzó a palidecer frente a la de Anfossi y, en 1776, aceptó una invitación de la corte de Francia y se convirtió en profesor de canto de la reina Maria Antonieta y director del Théâtre-Italien. Decidió entonces consagrarse principalmente a escribir óperas y, en 1778, compuso su primera ópera francesa, Roland, que le supuso un importante renombre.

    Fue en París donde encontró a otro compositor con el que tuvo una rivalidad bien conocida, Gluck, el reformador de la ópera con el objetivo de introducir en ella más verdad dramática. Su disputa, conocida como la Querella de gluckistas y piccinnistas aumentó la notoriedad de Piccinni, pero al final salió triunfante Gluck. La ópera Iphigénie en Tauride de Piccinni (1781) fue representada dos años después de la obra homónima de su oponente.

    En 1783 Piccinni hizo representar Didon, considerada como su obra más lograda. El mismo año, la corte de Francia acordó concederle una pensión. Pero a partir de 1784, atravesó un periodo difícil y la competencia de Antonio Sacchini y de Antonio Salieri le pusieron en dificultades. Varias de sus óperas fueron fracasos de público, en particular su Pénélope, en 1785. Al tener algunos problemas durante la Revolución francesa, se le retiró la pensión en 1791, y el matrimonio de su hija con un jacobino le valió una estancia en prisión. Volvió a Nápoles y de allí a Venecia, donde compuso Griselda (1793). Más tarde, en 1798, regresó a París, donde fue nombrado sexto inspector del Conservatorio de París. Su salud estaba por entonces ya muy deteriorada y no pudo cumplir los deberes de su cargo, muriendo en Passy en 1800.