Nous utilisons nos propres cookies et ceux de tiers pour analyser nos services. Si vous continuez à naviguer, nous considérons que vous acceptez leur utilisation. Plus d'informations ICI

Real Cédula de la Habana 1784 Pedro Escolano de Arrieta firma Alcalde Mayor CUBA.


  • ¡15% de rabais ! Avant 65,00 €
    jusqu'au mercredi, 19 août
  • Éléments: 1

    État: Normal (avec des signes d'utilisation normale)

    tal foto - buen estado


    1 hoja buen estado Secretario del Rey - MARCA SUPERIOR CRUZ DE MALTA

    Don Pedro Escolano de Arrieta, escribano de Cámara y de Gobierno del Consejo Real de Castilla.

    Escolano de Arrieta y Peñuelas de Zamora, Pedro. Almaluez (Soria), 29.IV.1733 – Madrid, 28.I.1794. Jurista y escribano de Cámara y de Gobierno del Consejo Real de Castilla.

    Fue bautizado, Pedro Pascual Escolano de Arrieta y Peñuelas de Zamora Martínez de Zapiain y Ximénez de Guruceaga, en la iglesia parroquial de su villa natal, el 6 de mayo de 1733. Era hijo legítimo, el segundogénito de tres hermanos, con Catalina y Juan, de José Escolano de Arrieta, natural de Arcos de Jalón, donde había visto la luz el 2 de febrero de 1699, y de Catalina Peñuelas de Zamora, con la que contrajo matrimonio el 15 de julio de 1728, nacida en la también villa soriana de Almazán, donde había sido bautizada el 1 de abril de 1702. Huérfano con apenas tres años de edad cumplidos, puesto que su padre falleció hacia el 28 de diciembre de 1736, Pedro Escolano de Arrieta abandonó Almaluez a los catorce años, para ir a la Villa y Corte, donde, en 1747, se puso bajo la protección y dirección de su tío materno, Juan Peñuelas de Zamora, que regentaba la Escribanía de Cámara y de Gobierno, “por lo tocante a los reinos de la Corona de Aragón”, en el Consejo Real de Castilla, desde el año anterior. El de escribano, como el de secretario, era un oficio de papeles y de oficina; en el régimen burocrático del Antiguo Régimen, un oficio de hechuras, es decir, de aprendices enseñados, por los maestros que dirigían sus oficinas, en el arte de tal manejo, con discreción y secreto de su contenido, activa constancia en el trabajo y rápido entendimiento de los negocios. La hechura debía lealtad hacia su hacedor, pues, no en vano, éste le había procurado, con el oficio de pluma, salarios y gajes varios, rentas, mercedes y beneficios. De ahí que las hechuras se tejiesen en el seno de las familias, a mayor honra del linaje, y fidelidad de la parentela, y de la nación, puesto que la naturaleza, o lugar de nacimiento, también desempeñó un importante papel en aquel mundo de infolio y legajos, trazada letra y poderes, influencia y responsabilidades.



Informer sur ce lot