Nous utilisons nos propres cookies et ceux de tiers pour analyser nos services. Si vous continuez à naviguer, nous considérons que vous acceptez leur utilisation. Plus d'informations ICI

Carta manuscrita con firma de Jaime Cardona y Tur nacido en Ibiza Obispo Sión Pro Vicario Castrense.


3 fotos CARTA MANUSCRITA CON FIRMA DE JAIME CARDONA Y TUR NACIDO EN IBIZA OBISPO SIÓN PRO VICARIO CASTRENSE. (Coleccionismo - Documentos - Manuscritos)

  • Éléments: 1

    État: Bon (très peu de signes d'utilisation)

    Tamaño medio folio.


    Cardona y Tur, Jaime. Ibiza (Islas Baleares), 26.II.1838 – Madrid, 3.I.1923. Obispo.

    Después de haber hecho los estudios eclesiásticos en el seminario de Ibiza, fue ordenado sacerdote en 1862 en la iglesia de la Almudena, de Madrid. Desarrolló su ministerio en la capital de España como rector de la iglesia del Buen Suceso dedicado fundamentalmente a la oratoria sagrada como predicador infatigable, pues se calcula que entre 1872 y 1892 predicó más de ocho mil sermones. También fue magistral de la Real Capi­lla de Palacio. Su nombramiento episcopal en 1892 se debió a la nueva organización del vicariato castrense y de la jurisdicción palatina, que hasta entonces había estado encomendada al arzobispo de Toledo, quien tenía el título y el oficio de capellán mayor del Rey y de patriarca de las Indias Occidentales.

    El marqués de Pidal, embajador español en Roma, comunicó al cardenal Rampolla, secretario de Estado de León XIII, que la reina regente, María Cristina de Augsburgo, deseaba que Cardona fuera nombrado obispo de Palencia; sin embargo, el Papa no pudo complacer a la Reina porque Cardona no tenía grados académicos ni experiencia de gobierno pastoral. Por ello, se pensó que podía ser la persona que el carde­nal arzobispo de Toledo deseaba como representante suyo en Madrid para el ejercicio de la jurisdicción castrense y palatina. Pero como se trataba de un de­legado que tendría carácter episcopal, equiparable de algún modo a los obispos auxiliares, el nombramiento se hizo con el mismo procedimiento, es decir, fue pe­dido oficialmente por el arzobispo del cual sería su representante. El Gobierno deseaba conservar ambas jurisdicciones en la persona del arzobispo de Toledo, el cual, sin embargo, estaría ordinariamente represen­tado en el ejercicio de ambos cargos por un delegado suyo que residiría en Madrid revestido de la dignidad episcopal.

    Concluidas las negociaciones, Cardona fue nom­brado vicario general castrense y preconizado obispo titular de Sión, patriarca de las Indias, el 11 de julio de 1892. Recibió la consagración en la capilla del Palacio Real el 30 de noviembre del mismo año, de manos del nuncio Di Pietro. La confianza que le dis­pensó desde el primer momento el rey Alfonso XIII y los cargos que tuvo hicieron que fuese una figura de primer plano tanto en la vida religiosa como en la política, pues intervino en muchos asuntos delicados a nivel nacional y su palabra tuvo una importancia considerable. Fue académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, caballero de la Legión de Honor de Francia, Gran Cruz de Isabel la Cató­lica y de Carlos III, y miembro notable del Senado, en el que demostró en numerosas ocasiones su ca­pacidad negociadora y un tacto muy sutil en mo­mentos políticos difíciles. Junto con los cardenales Sancha y Aguirre fue encargado por la Santa Sede de estudiar una nueva distribución de las diócesis españolas.

    Gastos de envío no incluidos en el precio. Pago antes del envío. Las personas que vivan en Madrid, podrán recoger los artículos personalmente en nuestra tienda



Informer sur ce lot