Vente directe

1922-BIBLIOFILIA- Las Hogueras de Castilla. Las Tumbas de León. Asturias. Las Piedras Madres. Toledo

Livraison gratuite (envoi recommandé Espagne)


Nombre des éléments : 1

État du lot: Normal (avec des signes d'utilisation normale)

Barcelona, 1922. Libro escrito por Antonio Hoyos y Vinent. Edición de 500 ejemplares sobre papel de hilo Guarro de la que el nuestro es el nº 279. Ilustrado con una magnífica vista de cada ciudad grabada al aguafuerte por Castro-Gil, cada unoa con un sello seco Moriendo vives. Encuadernación editorial en pergamino a la romana (labarquillada-ver foto) con título caligrafiado sobre el lomo y gran super-libris heráldico dorado sobre el plano superior con la leyenda Moriendo vives. El libro es magnífico, con papel de alta calidad, grandes márgenes, impreso a varias tintas. Un Mapa ideal de las hogueras de fe, amor, ciencia, heroísmo y Santidad que arden en el Yermo de las Castillas, Portada arquitectónica, Dedicatoria heráldica a D. Alfonso XIII. Frisos, Capitulares, Cada página decorada con viñetas. Cortes sin desbarbar, 193 págs. 35x25cm

Las Hogueras de Castilla. Las Tumbas de León. Las Piedras Madres. Toledo-Cuenca-Segovia-Medina del Campo.

Castilla, León, Asturias, Grabado

 

¡SIN DUDA LA OBRA MÁS LUJOSA QUE HAN EDITADO AL AUTOR!

 

Antonio de Hoyos y Vinent

Antonio de Hoyos y Vinent, marqués de Vinent (Madrid, 1885 - íd. 1940), periodista y narrador español, perteneciente a la corriente estética del Decadentismo.

De familia aristocrática, recibió una esmerada educación en Viena, Oxford y Madrid. Heredó el mayorazgo, pero su homosexualidad, que no se ocupó en ocultar, y sus defectos, que hoy pasarían por virtudes, le convirtieron en una oveja negra para la parte menos tolerante de la buena sociedad (su madre le retirara el saludo por haber colgado en el salón su colección de retratos de jóvenes púgiles), aunque no para su amiga e introductora en el mundillo literario, Emilia Pardo Bazán, cuya tertulia casera frecuentaba. Este bondadoso contertulio sordo de nacimiento (que obligaba o los demás a hablar por señas), provisto de monóculo y vestido como un dandy, dirigió la revista Gran Mundo Sport e hizo crítica literaria para El Día y artículos para ABC. Era amigo de la bailarina Tórtola Valencia y del dibujante y figurinista José Zamora. Le interesaban los efebos de clase obrera y fue visto a menudo con ellos en salones y cafés literarios. El decadentismo (de autores como Lorraine y Rachilde), el género erótico y su militancia anarquista caracterizaron su literatura, que difundió en colecciones baratas de novelas cortas (compuso más de cincuenta) como Los Contemporáneos, La Novela Semanal, La novela de Hoy, La Novela Corta... sin olvidar el cuento, que desarrolló en la revista La Esfera; solamente en un par de novelas suyas aparece explícita la homosexualidad. En ellas tiene papel la represión social, encarnada en una religión institucionalizada. La homosexualidad aparece, no como mera perversión, sino como disidencia. Al estallar la Guerra civil militó en la Federación Anarquista Ibérica (FAI) y sus artículos combativos publicados en El Sindicalista (órgano del Partido Sindicalista), le llevaron a la cárcel al terminar la Guerra Civil, y en ella murió pobre y abandonado por sus viejos conocidos y su familia. En este periódico tuvo una sección con el rótulo "Modos y maneras" en la que publicó cientos de artículos. Entre otros, fue significativo "El secreto de saber esperar" (8 de julio de 1937), en el que aborda la actitud para salir de un guerra:

En una guerra como la que padecemos, guerra civil en que además de los imponderables de tales contiendas se mezclan elementos extraños; en que juegan codicias, ambiciones, rivalidades, "incluso temores egoístas, no pueden resolverse las cosas de la noche a la mañana, con un gesto, una acción o un aislado intento. Mucho más, que no se trata aquí de una lucha por supremacía, dominio, influencias territoriales, comerciales o políticas, sino de fórmulas fundamentales de vida. (...) Para ello hemos de mirar esta guerra inicua a que la rebeldía, contra el Gobierno legítimo nos arrastró, como un entrenamiento penoso, como esos trabajos extraordinarios que en las leyendas se imponían a los héroes, como prueba de su temple, antes de entrar en posesión del poder supremo. De aquí, precisase que salgamos fortalecidos, curtidos, entrenados, para entrar en la posesión de nuestro bien.

Obra

Marqués esteta y dandy, aspiró a ser el antihéroe decadente que tantas veces plasmó en sus novelas. En su obra narrativa pueden distinguirse tres fases, marcadas desde el punto de vista temático por el "escándalo aristocrático" (1903-1909), el erotismo de tonos decadentistas (1910-1925) y las aspiraciones filosóficas (1925-final).

En una entrevista realizada por José María Carretero en 1916, éste le preguntó a Antonio de Hoyos y Vinent qué era lo que más le inquietaba e interesaba a lo que contestó el autor:

El pecado y la noche es el leitmotiv de mis libros. Hay tres cosas en la literatura que me han obsesionado: el misterio, la lujuria y el misticismo. Dicen que mis libros son inmorales. ¡Pero si en ellos no hay voluptuosidad ninguna, en mis libros el amor es una cosa horrenda y escalofriante!

El gran crítico Eduardo Gómez de Baquero, Andrenio, escribió sobre su obra lo siguiente:

Sus novelas ofrecen riqueza de invención, sagaz empleo de los recursos de interés y un atildamiento de estilo que se contiene en ese límite en que el preciosismo no es afectado ni ha perdido la soltura

Su temática oscila entre el cuento de terror, lo erótico y lo social. Escribió unos 140 títulos. Acertó a veces plenamente con sus satinados relatos cortos ("El maleficio de la noche", "El destino", "El crimen del fauno" o "El hombre que vendió su cuerpo al diablo") y con algunas novelas (La vejez de Heliogábalo o El oscuro dominio). Especuló también con imposibles teorías históricas y sociopolíticas (El primer estado, América). En su obra hay ecos de una amplia y extensa cultura. Le influyeron sobre todo autores postsimbolistas y decadentes tocados por el Naturalismo como Joris-Karl Huysmans, Jean Lorrain, Madame Rachilde, Octave-Henri-Marie Mirabeau, y en cierta manera, Pierre Louys, Paul Verlaine y Jean-Marie-Mathias-Philippe-Auguste Villiers de l'Isle Adam. El Gustave Flaubert de Las tentaciones de San Antonio y los simbolistas Edgar Allan Poe y Charles Baudelaire.

La obra de Antonio de Hoyos y Vinent ha intentado recuperarse últimamente gracias a Luis Antonio de Villena, quien lo incluyó en su ensayo Corsarios de guante blanco.

Las Piedras Madres: Asturias

Pag de la 177 a la 190

Índice: Las Montañas Sagradas, La Gruta, La Universidad, Figuras de Piedra, Los Reyes, Favila, el cazador de osos, Fundación de Oviedo, Sancho el Gordo, Santa María de Naranco, Esculturas, La cámara de las reliquias

avatar bibliofilo
À partir de 12/06/2004
Espagne (Valladolid)
Vendeur enregistré en tant que particulier.