Admet les offres

Carles Arqués i tost (Barcelona,1950-1992) - Jovenes con Pamelas.Expresionismo.Oleos/Tabla.Firmados.

¡15% de rabais ! Demain dernier jour !

Livraison gratuite (envoi recommandé Espagne, péninsule uniquement)

Paiement tc Accepte le Paiement tc

Nombre des éléments : 2

État du lot: Normal (avec des signes d'utilisation normale)

(1)49X42,5CM ENMARCADO,36,5X29,5CM OLEO.(2) 54X49,5CM ENMARCADO,29,5X24,5CM OLEO.
Dentro de la familia de Carles Arqués existen algunos antecedentes que hacen referencia al mundo del arte, debido a que su padre Armand era fotógrafo profesional y su madre Mercè estudió en la Llotja, teniendo como profesor al pintor Jacint Salvadó, además de que Joaquim Mir fue antepasado suyo. Carles Arqués junto con sus hermanas Célia y Margarida y sus padres solía visitar los domingos el Museo de Arte Moderno del Parque de la Ciutadella.Es obvio, pues, que todos estos acontecimientos, aunque no esenciales, sí que fueron importantes para que amara el arte de bien joven.En cuanto a su formación académica, estudió el Bachillerato Superior, en la especialidad de Letras en el Instituto Balmes de Barcelona.En aquella época ya se atisbaba que ofrecía dotes para el dibujo. A los diecisiete años fue a la Escuela Massana para estudiar publicidad y pintura, pero no finalizó el curso e hizo el preparatorio para entrar en la Facultad de Bellas Artes de Sant Jordi y a la Academia Sanvisens, teniendo como profesores al propio Ramon Sanvisens y a Teresa Llácer. De la etapa de Bellas Artes, guardaba un grato recuerdo, sobre todo por las enseñanzas recibidas del pintor Josep Puigdengolas y del historiador y crítico de arte José Milicua, que en aquel momento ejercía como director.Otro profesor que le influyó fue Jaume Muxart. Acabo los estudios el año 1974 bajo el título de profesor de pintura y dibujo. Antes de acabar los estudios de Bellas Artes ganó diversos premios en concursos de pintura,además de obtener becas que le sirvieron para ampliar conocimientos.La primera muestra individual tuvo lugar en 1976 en la Sala Vayreda, que actualmente se denomina Sala Maragall.Hay que tener en cuenta que no era demasiado habitual que un artista, recién finalizados sus estudios -en aquel momento solamente tenía 26 años- ,tuviera la oportunidad de exponer en una galería de prestigio.La obra de aquel momento se movía, como es lógico, dentro de unos parámetros relacionados con el impresionismo y el fauvismo,fruto de las enseñanzas recibidas.Pero también descubre un nuevo lenguaje como es el constructivismo. Precisamente con una pieza que se podría incluir dentro de este estilo obtiene el 1er Premio de la "Dirección General de Bellas Artes", el año 1975, otorgado por unanimidad.La obra que presentó era muy singular, intuyéndose un cierto orden compositivo con reminiscencias surrealistas,al menos, en la manera de representar los personajes, en que el movimiento y el ritmo también eran muy acentuados.Un hecho también importante es que,al poco tiempo de trabajar en Barcelona, a mediados de 1976, irse al extranjero, debido a que el Ministerio de Educación Nacional y de la Cultura Neerlandesa de Bruselas le concede una beca para que pudiera elaborar una tesis sobre los pintores flamencos. Durante el tiempo que estuvo en Bruselas expuso en diferentes galerías de la capital belga, dentro de un estilo constructivista, de la que la crítica del momento destacaba el dominio del color acentuado por la utilización de un juego de sombras y de luces proyectado hacia unos personajes que se encuentran en continuo movimiento.En aquella etapa ya se adivinaba que le interesaba todo lo que estuviera relacionado con la expresividad cromática, predominando las gamas primarias, el rojo y el azul principalmente, a medida que se van desfigurando los personajes y los elementos que aparecen en sus composiciones.Cada vez más la mancha y el gesto, dos de las características principales del informalismo, sobresalen respecto a la materia y la forma.Da la sensación que el artista sigue experimentando, a la búsqueda de un discurso más concreto y definitivo.Por ello, su estancia en Bélgica fue muy positiva ya que le permitió entrar en contacto con la obra del Grupo COBRA -Asger Jorn, Pierre Alechinsky, Corneille y Karel Appel-.Posteriormente, y antes de irse a Inglaterra y a Estados Unidos, Arqués fue intercalando obras donde se apreciaba, por un lado, la abstracción lírica, mediante unas grandes manchas azules y rojas bajo un fondo gris, y por otro, la figura humana, pero desdibujada, como si no se atreviese a abandonarla del todo.Es evidente que seguía buscando una línea determinada que le permitiera expresarse con mayor libertad. Ello coincide, a principios de los 80, en que la figura de la mujer ocupa un papel preponderante.Son mujeres desnudas dispuestas en diferentes posiciones, como si fuesen modelos. De algún modo se aproxima al Picasso de las "Señoritas de Avignon", pero a su vez también evoca a Franz Marc, Emil Nolde y Vassily Kandinsky en cuanto al color, ya que representa los rostros de las mujeres en varias tonalidades.En una misma cara aparecen el azul, el rosa, el rojo, el blanco y el marrón.Este ir hacia delante y hacia atrás a través de la Historia del Arte no significa que tenga dudas, si no que necesitaba incorporar a las telas y papeles aspectos que le llamaran la atención y que son esenciales para entender mejor cuáles eran sus planteamientos estéticos.A partir de la segunda mitad de los 80 hasta el momento de su muerte, se adentra plenamente en la abstracción, incorporando a la tela diferentes elementos a modo de collage, como por ejemplo arena y materiales reciclados. También aparece el metacrilato sobre plástico, que le provoca la "sensación de dobles imágenes, saliendo del marco tradicional de estructuras planas".La última exposición individual antes de su muerte, fue en 1990 en el Casino de Cadaqués, hasta que veinte años después, gracias a su familia, se han podido organizar dos retrospectivas en el Auditorio de Montcada y en el Real Círculo Artístico de Barcelona que han servido para conocer mejor su obra.Carles Arqués siempre ha perseguido un objetivo concreto, como es el de encontrar su propio espacio pictórico.La singularidad de sus propuestas define perfectamente como era su trabajo, circunstancia ésta, que no todo el mundo llega a conseguir. Desgraciadamente, su prematura muerte no hizo posible su consagración como exponente de una nueva manera de representar la pintura contemporánea.Ramon Casalé Associación Internacional de Críticos de Arte.SU OBRA ESTA REPRESENTADA EN LA FUNDACIÓN VILA CASAS DE BARCELONA.DESTACAR LEVES RASCADAS EN UNO DE LOS MARCOS.
avatar AuthenticArt
À partir de 18/05/2014
Espagne (Girona)
Vendeur enregistré en tant que professionnel.